Storyleaves (Deshojacuentos) - Partida con el mazo ¡Aventura en la isla volcánica!

24 mayo, 2011




Storyleaves

Género: Acción/Aventura
Ambientación: Isla volcánica
Protagonista (P): Traductor [25] (Diane Kerring): Faceta: Rio de lava (37); P y B comparten: Sismo (20); P y A comparten: Accidente (21).
Bienamado (B): Nativo [22] (Kholele): Faceta: De dimensiones reducidas (29); P y B comparten: Sismo (20); A y B comparten: Sismógrafo (10).
Antagonista (A): Piloto [28] (Kane Thurnstall): Faceta: Cueva (8); P y A comparten: Accidente (21); A yB comparten: Sismógrafo (10).
Prólogo
Tras un aparatoso accidente aéreo en la pequeña isla volcánica de St. Terrance, la reconocida traductora Diane Kerring y el veterano piloto Kane Thurnstall han desaparecido. Los medios de comunicación locales los dan por muertos, y los equipos de rescate han suspendido la búsqueda tras el anuncio de alerta roja emitido por el instituto geológico a causa de la reciente erupción. Lo que nadie sabe es que ambos expertos se encuentran aún con vida y luchando por sobrevivir en medio de las adversas condiciones.
El señor Thunstall está resguardado en una cueva cercana al lugar del accidente, y se siente esperanzado pues allí mismo hay un sismógrafo que continúa enviando señales al instituto geológico de la isla. La señora Kerring, por su parte, fue arrojada en dirección opuesta, quedando atrapada entre la escarpada montaña y un río de lava hirviendo. Por suerte para ella, un pequeño pigmeo nativo de la isla logró ubicarla tras un fuerte sismo que sacudió la tierra, despejando el lugar de su ubicación. Así y ayudada por Kholele –nombre del pigmeo-, la señora Kerring se dirige a la cueva en la que el piloto está, pues éste –Kholele- le ha indicado mediante señas que otra persona de piel pálida está merodeando por esos lares. Ella espera encontrarse con su colega antes de huir, pues a pesar de saber que el accidente lo causó éste al dirigirse de forma deliberada contra la montaña en un intento suicida, no podría cargar con el cargo de conciencia de haberlo dejado morir sin cumplir lo que alguna vez le prometiera a su moribunda hermana, la cual estuvo casada por más de 20 años con el piloto: el ayudarlo a superar la depresión y criar de forma adecuada al pequeño Boris, sobrino de la traductora e hijo del ávido aviador.
Robo 5 cartas que constituirán mi mano. Obtengo: Empresario (12), Cabaña de descanso (18), Helicóptero (2), Traductor (25), Hotel (31).
Turno 1
[Fase del Protagonista – Atacar al antagonista. Recurso a elminar: Cueva (8). Carta jugada: Helicóptero (2). Protagonista gana]
Mientras aguardaba a ser rescatado de alguna forma, el señor Thurnstall –quien ignoraba el hecho de que la traductora estaba aún con vida y además había sufrido un golpe en la cabeza al caer, quedando un poco aturdido- creyó escuchar el sonido de un helicóptero. Así pues y haciendo uso del poco equilibrio con el que contaba, se apresuró a salir de la cueva, con tan mala suerte que estando una vez fuera, no sólo se percató de que no había helicóptero sobrevolando la montaña, sino de que justo en ese momento, un derrumbe de piedras bloqueó la entrada de la gruta, obligándolo a permanecer fuera y enfrentarse a la intemperie.
[Fase del Antagonista – Antagonista responde. Carta obtenida: Tembloroso (9). Antagonista pierde]
Con un pulso tembloroso intentó remover las rocas para procurarse un pasadizo que lo llevara de nuevo dentro, pero su fuerza, menguante por la fatiga y las heridas, lo traicionó, haciendo que se lastimara las manos en el intento, al contacto de la roca volcánica que aún permanecía caliente.
Fin del turno 1. Inicio turno 2.
[Fase del Protagonista – Proteger al Bienamado. Carta obtenida: Descuidado (17)]
El pequeño pigmeo guiaba la marcha. Al parecer conocía bien los peligrosos senderos de las laderas del volcán, y el hecho de que su estatura fuera tan corta, le facilitaba sortear sin dificultades muchos obstáculos que para una persona de estatura promedio –como la traductora- eran simplemente un dolor de cabeza. Quizás el hecho de que pasara tanto tiempo al aire libre, explicaba el porqué de su familiaridad con su entorno y de su particular aspecto descuidado, pues si bien la señora Kerring había conocido diversos nativos a lo largo de su vida gracias a su profesión, nunca había visto uno tan curioso y desaliñado como el que tenía en frente.
[Fase del Antagonista – Antagonista juega. Carta obtenida: Radioteléfono (23). Antagonista gana]
Llorando su desgracia, causada por su inherente impulsividad, el piloto se debatía entre la cordura y la locura en medio de la montaña. Sabía que si se quedaba quieto frente a la cueva, tarde o temprano moriría o aplastado por un peñasco, o chamuscado por la lava hirviente. Claro que si comenzaba a descender y a buscar otro sitio en el cual refugiarse, las probabilidades de morir eran igualmente altas. Comenzó a lamentarse por haber decidido terminar con su vida justo cuando se encontraba en pleno vuelo. Si bien la señora Kerring le había dicho de no cometer ninguna estupidez, él ignoró sus advertencias y dejó que la nave se saliera de control. Desesperado buscó en su cinto un pequeño portarretratos que siempre cargaba consigo y el cual le traía consuelo. Aunque no lo encontró, se pudo percatar de que aún conservaba el radioteléfono que le habían entregado en la base aérea antes de despegar, por si llegaba a sufrir algún percance. De inmediato comenzó a llamar para pedir auxilio, solicitando que le fuera enviado un equipo de rescate.
[Protagonista responde sacrificando un recurso de mayor valor– Carta sacrificada: Sismo (20) Protagonista gana]
Antes de que nadie pudiera responder su comunicado, otro fuerte movimiento telúrico sacudió la montaña y le hizo soltar el radioteléfono que rodó cuesta abajo, perdiéndose en el abismo. El sismo afectó también a la traductora quien asustada se negó a seguir avanzando y prefirió solicitarle a Kholele -con lo poco que sabía de la lengua pigmea- que por favor cambiara de ruta. Había decidido por su propia seguridad dirigirse a un punto menos peligroso, lamentando la perdición del piloto quien por su propio egoísmo, se había forjado su propia tumba.
Fin del turno 2. Inicio turno 3.
[Fase del Protagonista – Hacer algo encaminado a la meta. Carta jugada: Cabaña de descanso (18)]
Kholele aceptó de buen grado la sugerencia –pues aunque valiente, el pequeño pigmeo quería también vivir- y se encaminó en dirección opuesta a la que viajaban. Ahora el nuevo destino sería una vieja cabaña de descanso, ubicada en las faldas de la montaña.
[Fase del Antagonista – Antagonista juega. Carta obtenida: Revólver (19). Antagonista gana]
Alterado por la pérdida de lo que consideraba su fuente definitiva de salvación, el señor Thurnstall se puso como objetivo el salir de ese nocivo volcán a cualquier precio. Ya no le importaba si caían piedras a su alrededor, o si el calor era cada vez más extenuante. Su meta era bajar y huir. Inició su acelerado descenso, aferrándose a la roca hirviente de las paredes e impulsándose hacia adelante guiado por la adrenalina que le fluía por todo el cuerpo. En un par de minutos sorteó la mayor parte de los obstáculos, y fue entonces que desde lo alto de una roca, vio a la distancia a dos personas que al igual que él, perseguían una ruta de huída hacia la zona baja del monte. Se acercó un poco de forma sigilosa y pudo distinguir que se trataba de la traductora, encabezada por un hombrecillo de corta estatura y piel bronceada. En un arrebato de ira –pues no podría creer cómo era posible que él tuviera que pasar por momentos tan angustiantes, mientras que ella simplemente era guiada por algún nativo- desenfundó un revólver que cargaba al lado izquierdo de su cinturón y disparó contra la señora Kerring, tirando a matar.
[Protagonista responde destapando una carta del mazo– Carta obtenida: Lago (4) Protagonista gana]
Aunque la bala logró alcanzarla y la hirió en el torso, no golpeó ningún punto vital. El pequeño pigmeo asustado se acercó para ayudarla a incorporarse –pues del dolor cayó al suelo- y dándole ánimos la motivó a continuar. Ella haciendo uso de sus fuerzas se puso en pie y comenzó a correr detrás de Kholele. Se giró por un instante mientras emprendía la huida y vio que aquel que le había disparado había sido el piloto a quien ya daba por muerto. Con lágrimas en los ojos, por el dolor y la rabia que sentía, se internó en un pequeño bosque, que la llevó directo a las orillas de un lago, desde el cual podían verse los ya próximos suburbios de St. Terrance.
Fin del turno 3. Epílogo.
Se juegan las cartas que quedan en mano para escribir el final. Cartas restantes: Hotel (31), Empresario (12), Traductor (25).
Kholele le indicó que ya podía irse pues la ciudad estaba apenas a unos pasos. La traductora insistió que fuera con ella, pero el pequeño pigmeo no aceptó ya que su hogar era allí en la isla, independientemente de la peligrosidad del volcán o la furia de la naturaleza. Ella agradecida por todos sus esfuerzos, le dejó como recuerdo una manilla, que dadas las proporciones del nativo servía más como un collar. Así y procurando andar con paso presuroso, dejó la montaña atrás y llegó a un hotel en el que por fortuna se encontraba todavía un empresario. Éste al ver a la mujer maltrecha, fatigada y con una herida sangrante, se apresuró a llamar los servicios de emergencia, y en poco tiempo, tanto la señora Kerring como el señor que la ayudó, se encontraron a salvo en la isla vecina de St. Etienne. Fue cuestión de horas para que las autoridades ubicaran al aviador aún perdido en las faldas de la montaña, y para que los medios de comunicación locales informaran que a pesar de darlos por muertos y después de casi una semana, tanto la traductora Diane Kerring, como el piloto Kane Thurnstall, estaban sanos y salvos.
Obviamente, por la doble tentativa de homicidio y tras ser diagnosticado con demencia, el señor Thurnstall pasó el resto de sus días en un instituto mental, y la custodia de su hijo Boris fue dada a la señora Kerring, tía del menor.
FIN

¿Qué opinas respecto a esta entrada?

Estadísticas:

Causas:







Safe Creative #1407230131167

Seguidores:

SUSCRÍBETE:

Pregúntame:

Últimos comentarios:

Todas las entradas:

Etiquetas:

otros (78) xena (65) juegos (47) pc (33) actualizaciones (32) amazonas (15) apps (14) artscow (11) cyane (10) #! (9) clang (9) xkcd (9) fans (8) fotos (8) xera (8) deshojacuentos (7) xecm (7) elv... (6) storyleaves (6) fluxx (4) hercules (4) zw (4) pixel (3) tips (3) VM (2) bienvenidos (2) wain (2) arcana (1) argenxena (1) gdh (1) xdp (1) xq (1)

BUSCA EN EL BLOG: